Tu vestido de novia, tu estilo

PDF Imprimir Correo electrónico


Tu vestido, tu estilo




Si hay algo que debería determinar

la elección de tu vestido

y todo tu look de novia,

es tu estilo




Es verdad que el lugar, la época del año y el horario también condicionarán tu traje, pero la realidad es que no vas a verte radiante si no das con un modelo que te represente a la perfección.

Ahora bien, ¿qué entendemos por estilo?  Principalmente, es aquello que te gusta y con lo que te identificas.  El estilo escapa a las modas, se perfecciona con la edad, y es lo que hace que lo que te queda genial a ti, le siente horrible a tu hermana, aunque seáis prácticamente iguales. Tiene que ver más con el carácter que con el cuerpo, con el espíritu más que con tus medidas.  Se construye cotidianamente, con la constante elección de aquello que te apasiona ponerte y que sabes llevar con soltura.


Tu vestido, tu estilo


Muchas mujeres poseen plena conciencia de su estilo, y lo portan con gracia para envidia de todo el resto.  Pero a muchas otras, no tan sagaces en el arte del vestir, les cuesta más definir sus preferencias y se sienten mareadas por los dictados de la moda.

Si formas parte de este segundo grupo, aquí va una pista: te habrá pasado de salir a la calle un día sintiendo que habías acertado con todo tu conjunto, con los accesorios, el peinado y hasta el maquillaje. Y que podías llevarte el mundo por delante. Pues ese día, probablemente, hayas dado en la tecla con tu estilo, aunque no hayas sido muy consciente de ello.


Tu vestido, tu estilo


Pero claro, el día de la boda no puedes dejarlo en manos del azar. Por eso te proponemos aquí tres pasos para que definas tu estilo.

1. Investiga en tu guardarropas: debería haber una constante en tu vestuario. ¿Eres amante de las texturas como chifones, encajes, sedas, labrados y terciopelos? ¿Fanática de los accesorios? ¿De los altos contrastes y los colores llamativos? ¿De las rajas, los escotes y los cortes ajustados? ¿De las prendas cómodas y holgadas? ¿De los modelos clásicos que no pasan de moda? Tu ropa habla por ti.

2. Reflexiona un momento. ¿Cuál es tu intención al elegir tus prendas día a día? Intenta focalizar tu objetivo: seducir, divertirte, transmitir alegría, estar cómoda, estar prolija, ser femenina, impactar, ser elegante.

3. Recorre el mundo nupcial. Mira cientos de vestidos y guarda aquellas imágenes que te gusten o llamen tu atención. ¿Qué tienen en común? Seguramente habrá también una constante en lo que elijas:  o el corte de la falda y el tipo de escote, o la abundancia de detalles, o los bordados recargados, o los volados y retorcidos, o por el contrario, la sencillez y la sutileza.


Tu vestido, tu estilo


Ahora sí, trata de definir tu estilo con sólo dos o tres palabras: sexy pero refinado, o clásico y chic, o alegre y divertido, o dramático e impactante, o romántico pero sencillo, o minimalista y casual. Las combinaciones son muchas, y el resultado debería coincidir en gran parte con lo que has evaluado en los puntos anteriores.  

Estas cualidades son las que deberás tener presente a la hora de elegir el vestido, los accesorios, el peinado,  el maquillaje y hasta el ramo de novia.  Intenta generar un look que refleje estos conceptos, y que, por lo tanto, diga quién eres.


Tu vestido, tu estilo


Recuerda, solo vistiendo tu estilo podrás tener la confianza y la seguridad que necesitas para sentirte y verte radiante. ¿No es acaso lo que buscas para el día de tu boda?







Si te gusta este artículo, por favor, compártelo en tu Facebook y/o Twitter.

Muchísimas gracias!!!



                                                                                                                                                                                          

 

Publicidad - Anunciate
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner

¿Quieres registrarte con nosotros?

Añade tu empresa AQUI

Buscador OROBODAS

Subscríbete a nuestro boletín

  
  
Acepto la Política de protección de datos