Las Damas de Honor

PDF Imprimir Correo electrónico


Damas de Honor



¿qué puede y debe hacer una dama de honor?



Cuando se anuncia una boda, los familiares más cercanos y las amigas de la novia se mueren por ser una de las damas de honor. Es un papel muy bonito y distinguido, que además tiene una gran importancia dentro del desarrollo de toda la celebración.

Las damas de honor no son unas invitadas más, sino que aceptan una serie de responsabilidades imprescindibles para el buen desarrollo del evento, responsabilidades que las mujeres allegadas a la futura esposa están encantadas de asumir, colaborando así de manera especial. Y, claro está, aunque se trata de un privilegio, formar parte de este grupo tan especial conlleva trabajar para que todo salga a pedir de boca. En definitiva, una dama debe hacer lo que toda buena amiga haría.

 El número de damas de honor en una boda es variable, y depende de la elección personal de la novia. Su participación en el enlace se inicia, tradicionalmente, antes de la propia ceremonia, ya que son las encargadas de asistir y ayudar a la casadera en la organización y la toma de decisiones como el vestido, las invitaciones, la decoración, etc. De esta manera, descargan a la pareja de una buena parte del trabajo de preparar el evento, que es mucho y puede resultar abrumador. De hecho, uno de los temas en los que las damas de honor tienen mayor intervención es en la elección de la decoración del lugar de la ceremonia y de la fiesta posterior: las flores, la iluminación, los centros de mesa, y un largo etcétera.

 Además, las damas de honor también juegan un papel protagonista en la despedida de soltera, ya que suelen ser ellas las encargadas de organizarla, y también son quienes toman parte en la cena de ensayo de la boda, por lo que sus consejos y observaciones son muy apreciados por la pareja que va a contraer matrimonio.

 En los momentos preliminares, las damas tienen la misión de asistir y apoyar a la novia mientras se arregla y prepara para el gran momento. Ya durante la boda, ellas desarrollan una función insustituible, puesto que, como parte de la organización, ellas conocen de primera mano todos los entresijos y gustosamente informan a los invitados sobre las distintas cuestiones que van surgiendo en el desarrollo de la fiesta, como pueden ser los horarios de cada fase, el transporte, la situación de los distintos espacios de la celebración, la coordinación de las diferentes sorpresas que se ofrecen a novios y asistentes, etc.

Según las costumbres más añejas, las damas de honor deben ir vestidas con el mismo atuendo, pero esto ha comenzado a cambiar. Antes eran las novias las que seleccionaban el traje de sus damas, pero cada día es más habitual deleguen en ellas, permitiendo a cada dama elegir el vestido que mejor le siente y más le guste, aunque dentro de unas características comunes de color, forma o tejido, para que todas ellas combinen entre si. Esto puede complementarse con un chal o estola o una pieza de joyería del mismo modelo, con el que la novia obsequiará a esas amigas tan señaladas que la acompañarán al pie del altar y que son imprescindibles para que todo salga de maravilla.







Si te gusta este artículo, por favor, compártelo en tu Facebook y/o Twitter.

Muchísimas gracias!!!



                                                                                                                                                                                 


 

Publicidad - Anunciate
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner

¿Quieres registrarte con nosotros?

Añade tu empresa AQUI

Buscador OROBODAS

Subscríbete a nuestro boletín

  
  
Acepto la Política de protección de datos