Lecturas para una ceremonia religiosa.

PDF Imprimir Correo electrónico


Lecturas Boda Religiosa




"Quiero amarte sin absorberte,

apreciarte sin juzgarte,

unirme a ti sin esclavizarte,

invitarte sin exigirte,

criticarte sin herirte ..."



Las lecturas en el marco de una ceremonia religiosa estarán basadas en las creencias de los novios.

Más basándonos en el Orden Católico Apostólico Romano, podemos distinguir entre ellas: una primera y segunda lectura, una del Evangelio y, finalmente, las promesas matrimoniales para el caso de que los novios así lo deseen.

Para todas ellas hay varias opciones, excepto para las promesas, las cuales son escritas por los contrayentes. Se trata de escoger la que más nos guste o la que más representa, nuestro sentir en este importante episodio de nuestra vida.


Lecturas Boda Religiosa


Para la primera lectura, tenemos como opciones leer del Libro del Génesis 2,18-24: “Serán los dos una sola cosa”, que contiene citas como la siguiente: “Por eso el hombre abandona a su padre y a su madre, y se une a su mujer y los dos se hacen una sola cosa.”; o del mismo libro, en su cita del 1,26-28: “El los creó varón y mujer”.  

Si buscamos alternativas distintas al Génesis, podemos inclinarnos por una lectura del libro de los Eclesiásticos 26,1-4. 13-16: “La mujer, resplandor de su hogar”; del libro de Tobías 8,5-10: “Que los dos juntos vivamos felices hasta la vejez”; o también del Libro del Cantar de los Cantares 2,8-10; 14-16; 8,6-7: “El amor es más fuerte que la muerte”. 

Para la segunda lectura, nuestras opciones más recurrentes son la de la carta del apóstol san Pablo a los efesios 5,2a.21-33: “Maridos amen a sus esposas”; o la Primera Carta del Apóstol San Pablo a los Corintios 6,13-15 17-20: “Vuestro cuerpo en templo del Espíritu Santo”; sin dejar de mencionar la Primera Carta Del Apóstol San Pedro 3,1-9: “Tened un solo pensar y sentir con afecto fraternal”. 

En lo que refiere al Evangelio escogido, destaca el de San Juan 15,9-12: “Este es mi mandamiento: que se amen los unos a los otros”; el de San Mateo 5,1-12: “Bienaventurados serán...”; o por qué no San Mateo 7,21,24-29: “La casa edificada sobre roca y la casa edificada sobre arena”. 


Lecturas Boda Religiosa


Por último, como hemos citado anteriormente, se leen las promesas matrimoniales, por parte de uno de los novios, que pueden ser de este estilo: Quiero amarte sin absorberte, apreciarte sin juzgarte, unirme a ti sin esclavizarte, invitarte sin exigirte, criticarte sin herirte y ayudarte sin menospreciarte. Si puedes hacer lo mismo por mí, entonces nos habremos conocido verdaderamente y podremos caminar juntos. Palabra de Dios.”







Si te gusta este artículo, por favor, compártelo en tu Facebook y/o Twitter.

Muchísimas gracias!!!



                                                                                                                                                                                                                                                             



 

Publicidad - Anunciate
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner

¿Quieres registrarte con nosotros?

Añade tu empresa AQUI

Buscador OROBODAS

Subscríbete a nuestro boletín

  
  
Acepto la Política de protección de datos